El caso de los “niños-satélite”

¿Cuántas veces os ha pasado que, vayáis dónde vayáis, ahí está el niño (o los niños)? Imaginaros haciendo cualquier cosa, pero nada del otro mundo, no os vayáis a pensar… Estáis, por ejemplo, yendo a buscar papel de váter para sonaros. Y en cuanto os dais la vuelta, ¡placa! ahí están. No han hecho ni un sólo ruido, han aparecido casi de la nada. Esos, son los llamados “niños-satélite”. Niños que orbitan a tu alrededor cual planeta.

giphy (9)

Para hacerlo más gráfico: Vosotros (padres/madres/tutores-legales) sois el Sol y los críos el resto de los planetas. La diferencia abismal entre el Sol y los planetas reales y nosotros, es que, Mercurio, el más cercano al Sol, está a una distancia de este de como mínimo 46.000.000 de km, eso en su perihelio y a 70.000.000 de km en su afelio (puntos más cercanos y lejanos al Sol). Casi nada ¿verdad? Los niños-satélite suelen dejar una distancia media de entre 50-100 centímetros. Igualitos que Mercurio.

La diferencia entre los niños-satélite y los demandantes, es que los primeros muchas veces no piden, solamente están. No siempre, no nos vayamos a acostumbrar. Pero su objetivo principal es, sencillamente, estar continuamente en tu órbita. Es francamente, entre molesto y siniestro. Vas a por el bolso y al girarte está ahí. Estás poniendo el mantel y en cuanto te giras para ir a buscar los cubiertos ¡pam!. Otra vez ahí. Incluso vas al baño y en cuanto abres la puerta, está de pie enfrente tuyo, mirándote con esos ojos que sin hablar te dicen “has querido huir de mí por 5 minutos.”. Esos son lo que yo llamo “momentos déjame vivir”, pero de ello ya hablaremos otro día.

giphy (7)

¿Sabíais que los planetas y otros cuerpos emiten sonidos? Nosotros no podemos escucharlos, porque para que el sonido se transmita se necesita algún tipo de materia, y en el espacio escasea; de ahí el eslogan de Alien de “en el espacio nadie puede oír tus gritos” (quién estuviera en el espacio ahora, ¿eh?). Pero la ciencia avanza muy rápido, y a través de partículas se han podido captar ciertos sonidos. Pues al igual que los planetas emiten sonidos, los niños-satélite también. A pesar que muchos no piden directamente algo (tengo pipi, hambre, sueño, me aburro), en muchas ocasiones  se hacen oír. Los hay más ruidosos que otros, como por ejemplo, los que se plantan delante tuyo a grito pelao con un “mamamamamamamamamama. Hola.”. Y se van. Pero vuelven. Los niños-satélite siempre vuelven. SIEMPRE.

giphy (10)

No sé si conocéis la teoría del Big Crunch. Es una teoría que, a grandes rasgos, propone que el universo desaparecerá. Según esta teoría, ahora  mismo el universo estaría en fase de expansión, para luego empezar a contraerse  hasta acabar desapareciendo. Bueno, esta es una forma muy cutre de explicarlo, pero quedémonos con la parte de la contracción del universo.  El confinamiento es como si hubiera provocado esta contracción. Y ahora los niños están  cada vez más y más cerca. Más a menudo y por más tiempo. Y sin que el Sol pueda hacer nada para evitarlo, solo podemos hacer una cosa, esperar.

Mucha  suerte y que la fuerza os acompañe.

Entradas

1 comentario Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: