Limpieza vs Confinamiento. La batalla final

giphy (9)

El confinamiento puede ser duro, muy duro, especialmente con niños. Pero debemos  intentar sacarle el máximo partido. Y ser optimistas, eso es muy importante. Hay formas de darle la vuelta a la tuerca. Hacer que nuestra ansiedad y mala leche mute hacia algo productivo. Veamos como ejemplo: La Limpieza.

 

No es lo mismo limpiar con que sin niños. Y no solo el mero hecho de que te no puedes hacerlo con la misma tranquilidad -o garbo, ahí ya cada uno-  si no porque con los niños 23 horas en casa (ahora que pueden salir una) nunca, y me refiero a realmente NUNCA, estará limpia. A no ser que seas Mary Poppins. Y espero no ser jamás tan repelente como ella.

giphy (4)

Los niños son unos generadores de mierda continua. ¿Sabéis ese superordenador cuántico que creó Google? Es capaz de hacer una operación que un ordenador convencional tardaría años en hacer en solo unos minutos.  Pues los niños son un poco así. En pocos minutos generan toda la basura que generarías tú en años. Es un hecho. No hay más.

Así que me paso la mayor parte del día limpiando. Y lo hago por dos motivos, uno porque no soporto que se vea la casa hecha un Cristo y, porque si no viene las hormigas. ¡Sí! Ya están aquí, ya han llegado… Y como nos pasamos el día en casa pues no podemos echar el espray. Voilà. Y es que los niños eso de “come encima del puto plato” como que no. No sé , es un rasgo característico, como que  el de que todos tienen la nariz mona. Pues lo mismo.

Yo estoy barriendo más en estos casi dos meses que llevamos que en toda mi vida. Ni con las obras que se te queda todo lleno de polvo había barrido tanto. Siento que he adquirido un nuevo superpoder, ya forma parte de mi.

giphy (23)

Lo visualizo. En mi próxima entrevista de trabajo… La gobernanta del hotel frente a mí. Con su impecable atuendo, su moño alto y la mirada de hielo.

-Pero en su currículum no hay constancia de experiencia en el sector de la limpieza.- Dice fríamente.

-Lo sé, es que el confinamiento me dio para mucho.- Ella me mira con cara de “tú te piensas que yo soy gilipollas”.- Tengo dos hijos.

Ahí, su postura cambia. Se quita las gafas y de repente, su lenguaje corporal está diciéndome “cuéntamelo todo”.

giphy (24)

-6 años y 18 meses el pequeño. – la voz me tiembla, pero soy fuerte.

-¿En qué te has especializado?

-Zumo de manzana – Ella, con aire distraído, está recordando la pegajosidad del zumo de manzana cuando no friegas bien.-  yogur, concretamente sobre tapicería de sofá. Y  manos en cristales.- No tengo valor a contarle lo de los muebles (y paredes) pintados. Son recuerdos demasiado intensos.

Su mirada está cargada de respeto. No lo hace, pero sé que se muere de ganas de levantarse de la silla y aplaudir. Cómo en las pelis moralistas cuando el prota da el discurso. Primero se levanta uno y empieza a aplaudir, lenta y dramáticamente, luego el resto lo sigue.

Y así señores, señoras, es como hay que visualizar el confinamiento. Como oportunidades. Con esperanza, con respeto por nuestros propios logros y sobretodo, con humor (y ron).

giphy (25)

Entradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: